Contacta con nosotros en el 91xxxxxx o en info@dacer.org
Contact us on +34 91xxxxxx or info@dacer.org

Ortopedia

Ortopedia

colabora

Los productos de ortopedia – ayudas técnicas, sillas de ruedas… –  y la adaptación del entorno, juegan un papel fundamental en el día a día de los pacientes afectados de Daño cerebral y de su entorno. Por este motivo, en DACER dedicamos parte de nuestros esfuerzos a facilitar el acceso a ellos a todas las personas que lo necesiten:

 

Ajustando los precios de los productos que vendemos de forma directa.
Valorando las necesidades del usuario y su entorno para evitar gastos innecesarios o compra de productos que puedan resultar perjudiciales.
Asesorando sobre adaptaciones del entorno  – domicilio, puesto de trabajo…-
Valorando las capacidades para usar sillas de ruedas eléctricas y entrenando a los pacientes para que las usen correctamente.

¿Qué son las Ayudas Técnicas?

Según el CEAPAT (Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas) una ayuda técnica es:

“Cualquier producto, instrumento, servicio o sistema técnico utilizado por personas con discapacidad, fabricado especialmente o disponible en el mercado para prevenir, mitigar, compensar o neutralizar la deficiencia, discapacidad o minusvalía”

En el mercado existen gran variedad de productos (abotonadores, tijeras que pueden utilizarse con una sola mano, cuchillos que pueden utilizarse sin tener que sujetar el alimento con un tenedor…) que hacen posible que las personas puedan ser independientes a pesar de sus dificultades motoras, cognitivas…

 

Beneficios obtenidos del uso de ayudas técnicas.

Gracias a ellas, muchas personas pueden acceder a una vida más independiente e integrada, ya que pueden realizar actividades que de otra forma sería imposible que hicieran.

Previenen lesiones en el afectado –úlceras por presión, deformidades, caídas, etc.- al evitar que adquiera posiciones erróneas, favorecer el reparto de presiones, aumentar la seguridad en los desplazamientos, transferencias…
Previenen lesiones en el entorno –lesiones de espalda, caídas, etc.- al aumentar la participación del afectado, facilitar las transferencias, etc.
Contribuyen además a la rehabilitación de los afectados, ayudando al lado más comprometido a participar en las actividades de la vida diaria, lo que aumenta su representación en la imagen corporal de los pacientes.

¿Por qué no es aconsejable comprar una ayuda técnica sin la valoración de un profesional?

Si están mal prescritas pueden generar patología, porque pueden favorecer movimientos patológicos.
Si ofrecen más ayuda de la que el paciente necesita, entorpecen la rehabilitación, porque no le permiten utilizar sus capacidades más altas.
Muchas ayudas técnicas requieren entrenamiento para usarlas correctamente.
Es necesario revisar periódicamente las ayudas técnicas que utiliza cada usuario.

 

Los pacientes cambian continuamente, en ocasiones porque mejoran, en otras porque sufren patologías que les hacen empeorar (enfermedades degenerativas). Las ayudas técnicas deben adaptarse a estos cambios. En ocasiones hay que animar a los pacientes a que dejen de usarlas cuando van mejorando, para que no se generen situaciones de dependencia que frenen el avance.

Valoración personalizada de las necesidades.

Valorar las capacidades motoras, cognitivas y sensoriales, así como aspectos orgánicos.
Valorar las dificultades motoras, cognitivas y sensoriales.
Valorar las actividades de la vida diaria (comida, vestido, aseo…).
Proponer las ayudas técnicas más aconsejables.
Entrenar en el uso de esas ayudas técnicas.

 

Antes de adquirir una ayuda técnica es necesario consultar con un profesional que valore las capacidades del paciente, su pronóstico, que conozca las opciones que ofrece el mercado y que se asegure de encontrar la solución individualizada que mejor responde a todas las necesidades. Por este motivo, nuestros profesionales se encargan de:

Valorar las capacidades motoras, cognitivas y sensoriales, así como aspectos orgánicos.
Valorar las dificultades motoras, cognitivas y sensoriales.
Valorar las actividades de la vida diaria (comida, vestido, aseo…).
Proponer las ayudas técnicas más aconsejables.
Entrenar en el uso de esas ayudas técnicas.

¿Por qué es importante elegir y adaptar bien la silla de ruedas?

Forman parte del tratamiento.
El paciente pasa muchas horas sentado en ella.
Si la silla está mal adaptada, el paciente está posicionado en una postura incorrecta. Una postura incorrecta mantenida durante muchas horas genera contracturas, deformidades, úlceras por presión, problemas orgánicos (respiratorios, circulatorios…)
Una silla de ruedas bien adaptada favorece la independencia, ya que si el paciente está bien posicionado es más fácil que pueda utilizar sus brazos, favorece también la mecánica respiratoria lo que disminuye las complicaciones y mejora el nivel de alerta.

 

Valoración profesional personalizada

Nuestros terapeutas ocupacionales, realizan valoraciones del paciente y su entorno, que permiten ofrecer soluciones específicas para cada situación. Se valora:

La situación motora, cognitiva y orgánica actual y el pronóstico del paciente.
El sistema de propulsión más adecuado: ¿silla de ruedas eléctrica o manual? ¿la silla la va a manejar el propio paciente o un familiar?
El uso específico que el paciente quiere darle a la silla (interiores, exteriores, mixto… ciudad, campo…)
El entorno físico del paciente: medidas del domicilio, lugar de trabajo, tipo de barrio (adaptado, poco adaptado…), vehículo adaptado o no adaptado…

Entrenamiento en el uso de sillas de ruedas eléctricas

Manejar una silla de ruedas eléctrica requiere muchas habilidades cognitivas. Pero no quiere decir que un paciente que no es capaz de manejarla la primera vez que se sube en ella, no pueda llegar a manejarla.

Con el entrenamiento de un profesional especializado, muchos pacientes aprenden a manejar sus sillas.

En DACER concedemos especial importancia a este punto, por su influencia en la independencia de los afectados.

Valoramos las capacidades de los pacientes, sus dificultades. Buscamos la silla que mejor se adapta a todas ellas y les entrenamos para que sean capaces de usarlas.

Adaptación del entorno

Valoración de las capacidades cognitivas, sensoriales y motoras del paciente.
Valoración in situ del puesto de trabajo o del domicilio (entorno físico).
Valoración de las demandas /exigencias del puesto de trabajo.
Propuesta de adaptaciones necesarias.
Entrenamiento en el uso de esas adaptaciones en los casos en los que sea necesario.
En el caso del domicilio, formación de la familia para que conozcan la forma adecuada de ayudar.
En el caso del puesto de trabajo, formación a los compañeros para que comprendan la discapacidad y la forma más adecuada de ayudar.

Mobiliario

Sillas ergonómicas multiusos. Sillas Vela.
Mesas adaptables en altura, grado de inclinación, con escotadura.
Armarios de cocina de altura variable.
Encimeras de cocina de altura variable.

Aseo

Secador corporal
Elevadores para WC.
Reposabrazos para WC.
Sillas de inodoro.
Asientos para ducha y baño.
Protectores impermeables.
Sillas y taburetes para baño.
Tablas de bañera.
Cuidado personal.
Higiene de los pies.
Contenedores de pañales.
Cuidado de la piel.
Barras para el baño.
Camillas y mampara portátil.
Sillas de baño con ruedas.

Grúas y movilidad

Grúas electrónicas.
Sillas de ruedas.
Sillas de ascensor y evacuación.
Accesorios de sillas de ruedas.
Recambios de ruedas.
Transferencia y movilización.

Descanso

Camas electrónicas.
Sillón elevador.
Cuñas y abductores.
Colchones dinámicos.
Fundas y protectores.

Vida diaria

Teléfonos.
Ayudas para vestirse.
Preparación de alimentos.
Utensilios de cocina.
Material de escritorio.
Pastilleros.