Trastorno por déficit de Atención en la infancia

Trastorno por déficit de Atención en los niños

Déficit de Atención Y comportamiento infantil

  • Trastorno por déficit de Atención

    Trastorno por déficit de Atención en la infancia

    Es normal que los niños ocasionalmente olviden su tarea, sueñen despiertos durante la clase, actúen sin pensar o se pongan nerviosos en la mesa. Pero la falta de atención, la impulsividad y la hiperactividad también son signos de Trastorno por déficit de Atención, lo que puede requerir de una visita a un especialista.

    Trastorno por déficit de Atención: ¿qué es?

    El Trastorno por déficit de Atención es una de las dolencias más comunes dentro del espectro del neurodesarrollo que generalmente aparece en la primera infancia, generalmente antes de los siete años. El Trastorno por déficit de Atención dificulta que los niños inhiban sus respuestas espontáneas, respuestas que pueden involucrar todo, desde el movimiento hasta el habla y la atención. Todos conocemos a niños que no pueden quedarse quietos, que nunca parecen escuchar, que no siguen las instrucciones sin importar cuán claramente se las presentemos o que dejan escapar comentarios inapropiados en momentos donde no deberían hacerlo. A menudo estos niños son etiquetados como problemáticos cuando en realidad lo que sucede es que sufren de este fenómeno que afecta a un gran porcentaje de chicos alrededor del mundo.

    ¿Trastorno por déficit de Atención o comportamiento infantil?

    Puede ser difícil distinguir entre el Trastorno por déficit de Atención y el “comportamiento infantil” normal. Si se detectan solo unos pocos signos, o los síntomas aparecen solo en algunas situaciones, probablemente no estemos frente a una enfermedad concreta. Sin embargo si esos signos se vuelven reiterativos y el pequeño parece no poder mantener su atención ni quedarse quieto en ningún ámbito de su vida, es momento de consultar con un especialista.
    La vida con un niño que sufre de Trastorno por déficit de Atención puede ser frustrante y abrumadora, pero como padres hay mucho que se puede hacer para ayudar a controlar los síntomas, superar los desafíos diarios y brindarle al niño una mejor calidad de vida brindándole al pequeño la atención que necesita para aprender a convivir con su trastorno.

    Trastorno por déficit de Atención y síntomas comunes

    No es que los niños con Trastorno por déficit de Atención no puedan prestar atención: cuando hacen cosas que disfrutan o escuchan sobre temas en los que están interesados, no tienen problemas para concentrarse y mantenerse enfocados adecuadamente en la tarea. Pero cuando la tarea es repetitiva o aburrida, se desconectan rápidamente. Este es tal vez uno de los signos más evidentes pero confusos de esta dolencia.
    A los niños que sufren de este trastorno les cuesta mucho mantenerse haciendo una misma tarea durante un determinado periodo de tiempo: a menudo saltan de una tarea a otra sin completar ninguna de estas, o se saltan los pasos necesarios en los procedimientos en virtud de la impaciencia y la dificultad para mantener el foco tan característicos en este trastorno. Como consecuencia de esto, llevar adelante el calendario escolar es mucho más difícil para ellos que para la mayoría de los niños. Los niños con este trastorno también tienen problemas para concentrarse si ocurren cosas a su alrededor: por lo general, necesitan un ambiente tranquilo y silencioso para mantenerse enfocados.
    Además de la clásica falta de atención, esta afectación puede hacer que el niño presente otro tipo de signos como:

    • Problemas para mantenerse enfocado; el niño se distrae fácilmente o se aburre con una tarea antes de terminarla
    • Parece no escuchar cuando se le habla
    • Tiene dificultad para recordar cosas y seguir instrucciones; no presta atención a los detalles o comete errores descuidados
    • Tiene problemas para mantenerse organizado, planificar con anticipación y terminar proyectos
    • Con frecuencia pierde o extravía tareas, libros, juguetes u otros artículos.

    ¿Es realmente Trastorno por déficit de Atención?

    El hecho de que un niño tenga síntomas de falta de atención, impulsividad o hiperactividad no significa que tenga Trastorno por déficit de Atención. Ciertas afecciones médicas, trastornos psicológicos y eventos estresantes de la vida pueden causar síntomas muy similares, por lo que antes de poder hacer un diagnóstico preciso de este trastorno, es importante consultar a un profesional de salud mental para explorar y descartar las siguientes posibilidades:

    • Problemas de aprendizaje o problemas con la lectura, la escritura, las habilidades motoras o el lenguaje.
    • Eventos importantes de la vida o experiencias traumáticas (por ejemplo, una mudanza reciente, muerte de un ser querido, divorcio).
    • Trastornos psicológicos que incluyen ansiedad, depresión y trastorno bipolar.
    • Trastornos conductuales como el trastorno de apego reactivo y el trastorno de oposición desafiante.
    • Condiciones médicas, incluidos problemas de tiroides, afecciones neurológicas, epilepsia y trastornos del sueño.

    Trastorno por déficit de Atención y tratamiento

    Los síntomas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad en la infancia pueden causar muchos problemas si no se tratan. Los niños que no pueden concentrarse y controlarse a sí mismos pueden tener dificultades en la escuela, meterse en problemas frecuentes y definitivamente les resultará difícil llevarse bien con los demás o hacer amigos. Estas frustraciones y dificultades pueden conducir a una baja autoestima, así como a la fricción y el estrés para toda la familia.
    Con el apoyo adecuado, cualquier niño que sufra de este trastorno puede encaminarse a llevar una vida normal y tratar de atravesar las distintas etapas de su vida con eficiencia. Para lograr un diagnostico adecuado es fundamental optar por centros de salud y de atención que cuenten con equipos transdisciplinares de trabajo con un enfoque realmente integral del paciente. El tratamiento para este trastorno infantil suele incluir terapia conductual, educación y capacitación para padres, apoyo social y asistencia en la escuela. Una evaluación psicológica mediando entrevista es una excelente manera de comenzar y darle un punto de partida al tratamiento que mejorará la calidad de vida de cualquier niño con Trastorno por déficit de Atención.

Neuropsicología acciones

La Neuropsicología es una disciplina que se ocupa  de la evaluación, el diagnóstico y la intervención sobre las alteraciones cognitivas, emocionales y conductuales que aparecen como déficit en el desarrollo del niño/o o por una patología asociada

Las principales alteraciones cognitivas que trabajamos son dificultades en orientación, atención, memoria, funciones ejecutivas (razonamiento, planificación, organización, solución problemas) habilidades viso-espaciales y praxias.

imagen doctor paciente

Intervenciones y acciones

Las principales dificultades emocionales en las que intervenimos, están relacionadas con síntomas de ansiedad, tristeza, frustración, cambios de humor, pérdida de autoestima, dificultades en habilidades sociales.

Las alteraciones conductuales pueden ser diversas, entre las más frecuentes encontramos falta de motivación o interés en actividades como es la apatía, agresividad, impulsividad o desinhibición conductual.

imagen grupo de personas

Departamentos DACERIN

Fisioterapia

Trabajamos para que el paciente adquiera una mayor variedad de respuestas motoras y habilidades funcionales.

Logopedia

Disponemos de unidad de logopedia para adultos y niños con profesionales cualificados.

Neuropsicología

Desde el área de neuropsicología  trabajamos para mejorar la funciones cognitivas, emocionales y conductuales.

Terapia ocupacional

Nuestro objetivo es que los pacientes consigan realizar las actividades de la vida diaria con la máxima funcionalidad.

Programas

En DACER apostamos por la neurorrehabilitación de calidad, consiguiendo resultados eficaces y duraderos.