Una conmoción cerebral es un golpe o sacudida en la cabeza que puede cambiar el funcionamiento normal del cerebro de la persona que ha sufrido esta lesión: también llamada lesión cerebral traumática leve, una conmoción cerebral puede ser el resultado de un accidente automovilístico, una lesión deportiva o una caída aparentemente inocua o inofensiva. Independientemente de la causa que haya originado la conmoción, es importante conocer cuáles son algunos de los signos que se presentan en niños para estar alertas y poder contactar con profesionales cuanto antes.

¿Sufrió mi hijo una lesión cerebral traumática leve?

Las conmociones cerebrales pueden ser especialmente peligrosas para los niños pequeños porque es posible que les resulte difícil manifestar a los demás cómo se sienten o incluso puede resultar dificultoso para los padres asociar algunos comportamientos con los síntomas de una conmoción cerebral.

Saber cuáles son los signos que pueden estar mostrando que un niño ha sufrido una lesión cerebral traumática leve es fundamental para la detección temprana y el posterior abordaje. Veamos cuáles son los más importantes:

  • Apatía, cansancio
  • Irritabilidad, mal humor
  • Cambio en los patrones de alimentación o sueño
  • Cambio en la forma en que el niño juega
  • Cambio en la forma en que se desempeña o actúa en la escuela.
  • Falta de interés en sus juguetes favoritos.
  • Pérdida de habilidades ya adquiridas como la de ir al baño por su cuenta
  • Pérdida del equilibrio
  • Confusión
  • Respuesta tardía a preguntas
  • Habla arrastrada
  • Torpeza, falta de coordinación en los movimientos del cuerpo
  • Problemas con la memoria, hace preguntas de manera repetida

¿Cómo se diagnostica lesión cerebral traumática en niños?

Aunque la mayoría de las lesiones cerebrales traumáticas leves no generan en la mayoría de los casos complicaciones peligrosas para la vida del niño, sí existen ocasiones en las que este tipo de conmociones pueden traer graves consecuencias de salud para el pequeño.

Idealmente, las conmociones cerebrales deben ser evaluadas de manera inmediata tras haber ocurrido, por parte de un profesional con experiencia en el abordaje de lesiones en la cabeza. Un examen neurológico evaluará las habilidades motoras y sensoriales y el funcionamiento de uno o más nervios craneales, y también se deberá evaluar la audición y el habla, la coordinación y el equilibrio, el estado mental y los cambios en el estado de ánimo o el comportamiento, entre otras cuestiones que pueden ser determinantes para el diagnóstico.

En casos de sospecha de lesión cerebral traumática moderada a grave, se suele utilizar  pruebas de neuroimagen para evaluar al paciente y comprobar la existencia de fracturas, hemorragias, hematomas, hidrocefalia, contusiones e inflamación del tejido cerebral. A diferencia de la LCT moderada o grave, la LCT más leve puede no implicar signos obvios de daño que puedan identificarse con neuroimágenes actuales, por lo que utilizar tecnologías de imágenes por sí solas no resulta efectivo para el correcto diagnóstico.

Pruebas neuropsicológicas con expertos

Las pruebas neuropsicológicas para medir el funcionamiento del cerebro junto con las imágenes son la alternativa más utilizada a la hora de diagnosticar una lesión cerebral traumática leve. Tales pruebas implican la realización de tareas cognitivas específicas que ayudan a evaluar la memoria, la concentración, el procesamiento de la información, el funcionamiento ejecutivo, el tiempo de reacción y la resolución de problemas, entre otros.

Diferencias de la LCT leve en niños y en adultos

Los efectos de la lesión cerebral traumática en los niños difieren en varios aspectos de los que podrían llegar a sufrir un adulto con la misma lesión. Veamos algunos puntos centrales:

Debido a que el cerebro del niño aún se está desarrollando, las lesiones pueden alterar el curso del desarrollo del cerebro y sus funciones. Tras haber sufrido una lesión cerebral, se retiene y se utiliza la información previamente aprendida, que proporciona importantes componentes para el aprendizaje posterior. Sin embargo, en los niños muy pequeños, estos componentes básicos son relativamente pocos, lo que les genera una serie de obstáculos al momento de aprender en comparación con los niños mayores o adultos con lesiones cerebrales similares, que tienen bases más grandes de información intacta.

Es posible que los efectos de la LCT en niños no se vean de forma directa o inmediata tras la lesión, pero comenzarán a hacerse evidentes en la vida del pequeño durante su curso de desarrollo cuando deba recurrir a las habilidades que se han visto afectadas. Por ejemplo, los problemas en el pensamiento abstracto no serán evidentes hasta que el niño con una lesión cerebral traumática llegue a una edad en la que el pensamiento abstracto entre en el ámbito de las posibilidades para cualquier niño en ese nivel de desarrollo.

¿Qué deben saber las escuelas sobre cómo ayudar a los niños con LCT?

Existen tres aspectos clave para abordar las necesidades educativas de los niños que han experimentado una lesión cerebral traumática leve:

  • Identificar a aquellos niños que han sufrido de una lesión cerebral traumática leve. Tener este conocimiento de quienes son los pequeños que han pasado por una conmoción cerebral es fundamental para poder abordar de manera más efectiva cualquier plan de acción.
  • Evaluar cuáles son las necesidades educativas de esos niños de manera adecuada, con un cambio en el paradigma de evaluación a uno que incluya un enfoque claro en la definición de los desafíos cognitivos del pequeño.
  • Modificar las aulas para adaptarlas a las necesidades de los niños con LCT, lo que suele implicar hacer del espacio educativo algo mejor para todos los estudiantes.

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Para casos de emergencia        91-667-16-46

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar