Trastornos neurológicos infantiles y su detección

Los problemas o alteraciones en la capacidad del habla y de la comunicación son una de las manifestaciones del TEA (Trastorno del Espectro Autista) en niños: en esta ocasión, revisaremos algunas prácticas recomendadas por logopedas para que los padres de niños en el espectro puedan implementar desde casa para reforzar este aspecto.

TEA en niños y prácticas para casa

Hay muchas estrategias que los padres pueden aplicar en casa con el objetivo de reforzar las lecciones aprendidas con él o la logopeda desde casa.

Leer, leer y leer

La hora del cuento es una de las mejores formas de mejorar el lenguaje y enseñar habilidades del habla y la conversación a un niño independientemente de si tiene TEA o no. Si tu hijo prefiere la rutina, leer justo antes de acostarse puede ayudar a marcar la pauta para la misma y hacer que el momento de leer se transforme en algo placentero.

Los niños con TEA suelen tener dificultades con la atención, por lo que puede ser mejor leer en intervalos cortos con frecuencia en lugar de intervalos largos. Otra forma de aumentar la atención es dejar que el niño elija el libro que le interesa: leer la misma historia varias veces puede ayudarlo a aprender más lenguaje y mejorar sus habilidades de comunicación.

La lectura es una excelente manera de aumentar el vocabulario de un niño, pero puede ser mejor leer el mismo libro varias veces en lugar de varios libros una vez porque cuanto más se exponga el pequeño a las mismas palabras del vocabulario, es más probable que las incorpore y las repita, logrando almacenar toda esta información en su memoria a largo plazo.

Hacer preguntas y crear oraciones para llenar los espacios en blanco sobre el libro también puede ayudar a mantenerlos interesados. Además, es una excelente manera de agregar algo de práctica con preposiciones. Por ejemplo, si el libro tiene la imagen de un niño parado debajo de un paraguas, puede ser útil decir, “el niño está parado ………. el paraguas” y hacer que llenen el espacio en blanco.

Hacer divertido el discurso

¿Qué es lo que les encanta a los niños? ¡Jugar! Si el niño se aburre con lo que está haciendo, lo más probable es que sea mucho más complicado completar cualquier actividad. La logopedia puede volverse sumamente divertida a través de manualidades, juegos e incluso tarjetas didácticas o pictogramas.

Es importante hacer que la práctica del habla sea lo más divertida posible, razón por la cual cuando se trabaja con niños en las sesiones de logopedia es frecuente que todo se haga en forma de juego.

Por otro lado, mientras jugamos con el niño practicando sus habilidades de comunicación, puede ser buena idea combinarlo con movimiento físico. Esto proporcionará a las células cerebrales del niño más oxígeno y aumentará el flujo sanguíneo en todo su cuerpo, lo que ayudará a crear nuevas sinapsis y en consecuencia a aumentar las conexiones neuronales que ayudarán al pequeño a retener la información que está aprendiendo.

Otra forma de hacer que este tipo de práctica sea divertida es asegurándonos de que el niño hable sobre un tema que le interese. Hacerlo hablar de cuestiones que no le interesan puede resultar complicado y muchas veces dificulta el proceso para el logopeda, pero si se le permite expresarse sobre lo que le gusta, la comunicación se vuelve más fluida y abierta. Esta es una gran estrategia para implementar en casa y reforzar lo aprendido por el niño con el logopeda.

Use refuerzo positivo

El refuerzo positivo se usa con frecuencia en el aula para ayudar a los estudiantes a adquirir nuevas habilidades y también en la logopedia con niños con TEA. El refuerzo positivo para los niños también es extremadamente eficaz en el hogar. Un reforzador es un estímulo proporcionado inmediatamente después de un comportamiento que aumenta la probabilidad de que ese comportamiento vuelva a ocurrir.

Un reforzador puede ser más que un juguete, pudiendo ser cualquier artículo o actividad por la que un niño tenga predilección. Los ejemplos comunes de reforzadores incluyen fichas, un pulgar hacia arriba, aplausos, comida, pegatinas, burbujas, tiempo de pantalla, elogios verbales, entre otros. Los niños con TEA tienen dificultades con el lenguaje, por lo que pueden ser indiferentes a los elogios verbales únicamente. Por lo tanto, muchos logopedas combinan el elogio verbal con otras recompensas, como un juguete.

Vocalizaciones

Reformular las vocalizaciones significa corregir, expandir y repetir las declaraciones del niño. Por ejemplo, si están jugando con una pelota y ellos dicen “pelota”, se puede responder y decir, “¡sí, es una gran pelota roja!”. Al ampliar sus vocalizaciones, está introduciendo dos nuevos conceptos de tamaño y color.

También está modelando la sintaxis o el orden de las palabras para hacerlo de la manera adecuada. La reformulación debe ocurrir inmediatamente después de que el niño hable para que pueda comparar las diferencias entre las expresiones.

Para casos de emergencia Llamar al :91-667-16-46

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar