Tormenta simpática daño cerebral

Las tormentas simpáticas tras el daño cerebral es una de las formas en que el cuerpo del paciente responde al estrés que produce la lesión cerebral traumática grave en el organismo: este fenómeno puede provocar una serie de signos angustiantes en el cuerpo, como frecuencia cardíaca alta, temperatura elevada y posturas corporales antinaturales.

Aunque la forma en la que se manifiesta la tormenta simpática puede ser aterrador de presenciar, los allegados al paciente deben comprender que es un efecto secundario frecuente tras el daño cerebral traumático e incluso puede indicar un aumento de la actividad cerebral, por lo que no necesariamente debe significar algo negativo.

Daño cerebral: ¿qué es la Tormenta simpática?

La Tormenta simpática refiere a una respuesta excesiva del  sistema nervioso simpático (SNS): este es el que controla la respuesta de “lucha o huida” del cuerpo que se activa en presencia de un peligro inminente.

Cuando se activa el SNS, el cuerpo libera adrenalina para prepararnos para “luchar” o “huir”. Como resultado, esta respuesta aumenta la frecuencia cardíaca y el ritmo respiratorio y coloca al cuerpo en alerta máxima.

En una persona sana, la respuesta de lucha o huida permite manejar cualquier peligro que se presente: una vez que pasa la amenaza, el  sistema nervioso parasimpático (SNP) se activa para relajar el cuerpo, reduciendo la presión arterial y haciendo que la frecuencia cardíaca y el ritmo respiratorio vuelvan a la normalidad.

Sin embargo, tras haber sufrido daño cerebral grave, esta respuesta ya no funciona correctamente. Debido al daño sufrido durante la lesión, el cerebro no puede determinar con precisión si el cuerpo todavía está en peligro o no. Por lo tanto, libera un flujo continuo de adrenalina y otras hormonas en el torrente sanguíneo.

Por otro lado, como el cerebro se encuentra dañado, el SNP no puede actuar para calmar el cuerpo. Como resultado, el paciente entra en un estado llamado  hiperactividad simpática paroxística, también conocida como tormenta simpática.

Signos de hiperactividad simpática paroxística

La tormenta simpática es una respuesta física repentina, y puede presentar los siguientes signos:

  • Fiebre de más de 38,5 grados Celsius
  • Alta presión sanguínea
  • Frecuencia cardíaca superior a 130 latidos por minuto
  • Frecuencia respiratoria superior a 40 respiraciones por minuto
  • Sudoración profusa (diaforesis)
  • Músculos rígidos de brazos y piernas
  • Dedos de los pies en punta hacia abajo y columna y cuello arqueados hacia atrás

La mayoría de los pacientes que experimentan una tormenta después de una lesión cerebral están en coma o en un estado de conciencia limitada, lo que significa que no son conscientes de lo que está sucediendo. Este fenómeno suele producirse dentro de las primeras horas o días después de haber sufrido el daño cerebral, pero puede continuar durante varias semanas o meses posteriores a la lesión.

Causas y disparadores de tormentas simpáticas tras la lesión neurológica

El asalto  ocurre en el 15-33%  de los pacientes que están en coma tras el daño cerebral. La mayoría de los episodios de tormenta simpática después de una lesión neurológica no se producen como consecuencia de disparadores, aunque existen desencadenantes que pueden llegar a provocar un episodio:

  • Cambios en la medicación
  • Reposicionamiento
  • Estimulación ambiental (como alarmas)
  • Fiebre

Daño cerebral: ¿Es la tormenta simpática un signo de recuperación?

La hiperactividad simpática paroxística ocurre típicamente a medida que la persona avanza a través de las etapas de recuperación. En particular, el aumento de la actividad simpática puede ser un signo de un aumento de la actividad cerebral. Sin embargo, si bien este fenómeno puede ser un signo positivo inicial, los efectos del mismo pueden ser devastadores si no se tratan adecuadamente.

Por ejemplo, la fiebre prolongada y la presión arterial alta pueden provocar daños cerebrales secundarios que prolongarán gravemente la recuperación del paciente. Estas complicaciones también pueden provocar insuficiencia cardíaca y disfunción renal, entre otras cosas.

Por otro lado, una postura anormal puede causar daño muscular y esquelético permanente si esta permanece por mucho tiempo. Por lo tanto, es fundamental tratar la tormenta simpática de forma rápida y eficaz. La mayoría de los tratamientos incluyen medicamentos para abordar las complicaciones, como reducir la presión arterial de la persona o eliminar la fiebre.

Recomendaciones de DACER para familiares y allegados

Por muy grave y aterrador que parezca una tormenta simpática cuando ocurre, este fenómeno es un efecto normal y frecuente en personas que han sufrido daño cerebral grave. En DACER creemos importante brindar información sobre el tema para que quienes deban ser testigos de este tipo de fenómenos en allegados y familiares,  puedan atravesar la situación con tranquilidad.

¿Cómo enfrentar una situación de tormenta simpática en un ser querido? Veamos algunas recomendaciones:

Educarse a uno mismo y a los demás

Es importante de antemano conocer cuáles son los diversos signos de tormenta simpática tras el daño cerebral, para estar preparados para identificarlo si sucede en nuestra presencia.

Alertar al personal de enfermería

Una vez que sabemos cómo se ve una tormenta simpática, podemos alertar al personal de enfermería antes de que las complicaciones se vuelvan demasiado graves. Si se observan cambios en la temperatura o la frecuencia cardíaca del ser querido, lo mejor es llamar cuanto antes a la enfermera.

Tomar medidas preventivas

Por último, se pueden tomar medidas que pueden ayudar a prevenir la aparición de una tormenta simpática. Por ejemplo, usar un paño frío para mantener la temperatura baja, masajear suavemente sus brazos y piernas y hablarles suavemente son medidas que pueden resultar efectivas. Aunque el ser querido esté inconsciente, su cerebro aún puede reaccionar al estrés, por lo que es importante mantener su habitación tranquila y relajada.

Para casos de emergencia Llamar al :91-667-16-46

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar