Accidentes Cerebrovasculares, claves para prevenirlos

La prevención de accidentes cerebrovasculares implica estrategias de cambio en el estilo de vida como dejar de fumar y tratamientos médicos que incluyen el control de la presión arterial y el control de la diabetes. Dado que la mayoría de las personas no experimentan síntomas que indiquen un alto riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares, la prevención también incluye pruebas de salud para detectar factores de riesgo como el colesterol alto y las enfermedades cardíacas.

Accidentes cerebrovasculares: lo que hay que saber

Un accidente cerebrovascular o ictus, ocurre cuando la sangre deja de fluir a una parte del cerebro: privadas de su suministro de oxígeno, las células cerebrales comienzan a morir en minutos. A veces el daño es fatal: el accidente cerebrovascular está entre los primeros puestos de causa de muerte en el mundo, y representa casi 15 millones de muertes cada año. Sin embargo en la actualidad, gracias a los avances médicos, mayoría de los casos el accidente cerebrovascular no resulta en la muerte de la persona, habiendo millones de sobrevivientes de ictus en todo el mundo.

Aunque muchas personas luego después de sufrir accidentes cerebrovasculares no tienen ningún tipo de cicatriz física del ataque, muchos sí presentan dificultades motoras, pérdida del habla, déficits cognitivos o de conducta u otros problemas que deben ser tratados para asegurar la calidad de vida del paciente. De hecho, el accidente cerebrovascular es una de las principales causas de discapacidad: casi uno de cada tres sobrevivientes tiene una discapacidad permanente, y muchos requieren de atención posterior para tratar las secuelas incapacitantes.

Diferentes tipos de accidentes cerebrovasculares

Al hablar de ictus debemos saber que los accidentes cerebrovasculares isquémicos son más comunes y ocurren cuando un coágulo de sangre bloquea una arteria en el cerebro. En algunos casos, el coágulo se desarrolla en el propio vaso (accidente cerebrovascular trombótico) y en otros casos, el coágulo se forma en el corazón o en una arteria que lleva sangre al cerebro; El coágulo se desprende y viaja al cerebro, donde se aloja en una pequeña arteria (accidente cerebrovascular embólico). Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos ocurren cuando una arteria en el cerebro se rompe, liberando sangre al tejido cerebral.

Aunque los accidentes cerebrovasculares isquémicos y hemorrágicos requieren diferentes tratamientos una vez que aparecen, los esfuerzos para prevenirlos son muy similares.

Accidentes cerebrovasculares y riesgos

Cuando se habla de riesgos de ACV es importante saber que los hay de dos tipos: inmodificables y modificables. Entre los factores de riesgo no modificables se incluyen la edad, sexo, genes, peso al nacer y raza u origen étnico. Un hombre con descendencia africana de 60 años que pesó menos de 2,5 Kg. al nacer y cuyo padre sufrió un ictus tiene muchas más probabilidades de sufrir un derrame cerebral en los próximos 10 años que una mujer asiática de 45 años que pesó 3,6 Kg. al nacer y que no tiene antecedentes familiares de ACV. Aunque estos factores no se puedan cambiar, sirven para establecer una base de evaluación de riesgo. Cuanto más alto sea, más importante se volverá poner manos a la obra para tomar acción sobre aquellas cosas que sí se pueden controlar o modificar.

Los factores de riesgo modificables son cosas que afectan el riesgo de accidente cerebrovascular sobre las cuales tenemos algún tipo de control. Estos varían desde presión arterial alta y diabetes hasta fumar y una dieta con exceso de sal.

Factores inmodificables

  • Edad
  • Género
  • Raza / etnia

Factores modificables

  • Hipertensión
  • Falta de ejercicio
  • Fumar
  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Fibrilación auricular
  • Anemia drepanocítica
  • Uso de anticonceptivos orales
  • Obesidad
  • Presencia de otras enfermedades cardiovasculares
  • Abuso de alcohol
  • Abuso de drogas

Señales de advertencia de accidente cerebrovascular

Si notas uno o más de los siguientes signos en ti o en otra persona, es fundamental llamar al número de emergencias cuanto antes:

  • Entumecimiento o debilidad repentina de la cara, brazo o pierna, especialmente en un lado del cuerpo
  • Confusión repentina o dificultad para hablar o entender
  • Dificultad repentina para ver en uno o ambos ojos
  • Problema repentino al caminar, pérdida de equilibrio o coordinación
  • Dolor de cabeza repentino y severo sin causa conocida.

11 medidas para prevenir accidentes cerebrovasculares

Existen diversas medidas que se pueden tomar para prevenir accidentes cerebrovasculares. En esta ocasión, hemos recopilado 11 acciones importantes en la lucha de la prevención del ACV:

  • Conocer y controlar la presión arterial.
  • Evitar fumar
  • Bajar de peso
  • Actividad física y poca vida sedentaria
  • Identificar y manejar la fibrilación auricular.
  • Ponerse en tratamiento por ataque isquémico transitorio
  • Tratar problemas circulatorios como la enfermedad arterial periférica, enfermedad de células falciformes o anemia severa.
  • Conocer y controlar el nivel de azúcar y colesterol en la sangre.
  • Si bebes alcohol, hazlo con moderación.
  • Adoptar una dieta saludable baja en sodio y rica en potasio.
  • Conocer las señales de advertencia de accidente cerebrovascular para poder responder de inmediato en caso de suceder

 

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Para casos de emergencia        91-667-16-46

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar