COVID-19

Seis meses después de la pandemia de COVID-19 todavía estamos aprendiendo qué puede hacer la enfermedad y de qué manera impacta en el organismo. Recientemente han surgido informes detallados de enfermedades cerebrales emergentes en personas con enfermedad pulmonar relativamente leve, en aquellos que están gravemente enfermos y también en aquellos que están  en recuperación lo que abre un nuevo abanico de cuestiones a observar.

Los efectos del coronavirus en el cerebro

El cerebro normalmente está protegido de enfermedades infecciosas por lo que se conoce como la “barrera hematoencefálica”: un revestimiento de células especializadas dentro de los capilares que atraviesan el cerebro y la médula espinal. Estos impiden que los microbios y otros agentes tóxicos infecten el cerebro.

Si el Sars-CoV-2 puede cruzar esta barrera, esto sugiere que el virus no solo puede ingresar al núcleo del sistema nervioso central, sino que también puede permanecer allí, con el potencial de regresar años más adelante y volver a manifestar la enfermedad y sus efectos. Cuando se trata del cerebro y los nervios, el virus parece tener cuatro conjuntos principales de efectos:

  • Un estado de confusión (conocido como delirio o encefalopatía), a veces con psicosis y trastornos de la memoria.
  • Inflamación del cerebro (conocida como encefalitis)
  • Coágulos de sangre, que conducen a un accidente cerebrovascular (incluso en pacientes más jóvenes).
  • Daño potencial a los nervios del cuerpo, que causa dolor y entumecimiento (por ejemplo, en forma de síndrome de Guillain-Barré post infeccioso, en el cual el sistema inmunitario del cuerpo ataca los nervios).

COVID-19 y afectación neurológica

Una de las primeras manifestaciones de efectos neurológicos en pacientes con COVID-19 suele ser el de pensamientos confusos y desorientación. Afortunadamente, en muchos casos es de corta duración pero lo cierto es que ero aún no conocemos los efectos a largo plazo de  esa confusión, causado por COVID-19 y si podrían surgir problemas de memoria a largo plazo o incluso demencia en algunas personas como producto de la infección.

El virus también tiene el potencial de infectar el cerebro directamente aunque la mayoría de los efectos físicos que hemos visto en los pacientes que han pasado por este tipo de infección parecen impactos secundarios del virus presente en el cerebro en lugar de los efectos de una infección directa.

Por otro lado también se han observado pacientes con COVID-19 que sufren accidentes cerebrovasculares isquémicos, donde un coágulo de sangre bloquea el flujo de sangre y oxígeno al cerebro. Algunos de estos pacientes tienen factores de riesgo de accidente cerebrovascular (por ejemplo, presión arterial alta, diabetes u obesidad), aunque sus accidentes cerebrovasculares han sido particularmente graves. Parece que esto se debe a que la sangre se espesa rápidamente en personas que tienen COVID-19 y, en estos pacientes, ha habido múltiples coágulos de sangre en las arterias que suministran sangre al cerebro, incluso en quienes que ya se encontraban recibiendo anticoagulantes. En otros, hay hemorragia cerebral debido a vasos sanguíneos debilitados, quizás inflamados por los efectos del virus.

Todos estos efectos en el cerebro y el sistema nervioso que se generan como consecuencia de la infección por COVID-19 tienen el potencial de causar daños a largo plazo y generar otro tipo de manifestaciones neurológicas con el tiempo que aún se están estudiando.

La importancia de la rehabilitación personalizada post COVID-19

Como líderes en rehabilitación, en DACER ofrecemos tratamiento especializado para pacientes que se recuperan de COVID-19 o que presentan secuelas como el Síndrome de Neuropatía del Enfermo Crítico o encefalopatías para ayudarlos a superar los desafíos físicos y emocionales que pueden surgir en virtud de la infección. Las complicaciones físicas o neurológicas después de COVID-19 pueden persistir durante meses o incluso años, e incluyen alteraciones en la fuerza muscular, la capacidad cardíaca y pulmonar, el equilibrio, la resistencia y la capacidad para caminar que conducen a una pérdida de función e independencia en la persona afectada.

¿Quiénes pueden beneficiarse con este tratamiento?

  • Pacientes graves, con ingreso en UCI, que hayan desarrollado el Síndrome de Neuropatía del Enfermo Crítico
  • Afectados con ingreso hospitalario de gravedad media con o sin intubación durante el ingreso
  • Afectados leves que no han requerido ingreso hospitalario
  • Personas que han sufrido una lesión neurológica: Ictus, encefalitis por patología del COVID 19
  • Cualquier persona con afectación previa: cardiorespiratoria, procesos oncológicos activos, patología tumoral, que empeora el cuadro por afectación secundaria de COVID 19

Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, nuestro equipo ha estado investigando y preparándose de manera proactiva para poder abordar este tipo de casos y para saber cómo ayudar mejor a los pacientes que se han recuperado de COVID-19 y que necesitan de un empujón para poder recuperar la autonomía perdida o bien requieren de tratamiento para afectaciones neurológicas producidas por la infección.

En DACER creemos en el enfoque holístico e integral para brindarle a cada persona la mejor atención, es por eso que desde el principio se evalúa a cada paciente para que podamos crear un plan de tratamiento individualizado que se adapte a las necesidades particulares de la persona. Para la rehabilitación post COVID-19 se pueden incluir:

Fisioterapia respiratoria y neurológica

Los objetivos son preservar y recuperar la función pulmonar, disminuir la sensación de disnea, mejorar el estado físico y motor e instaurar en el paciente hábitos saludables.

Logopedia

Enfocado en el tratamiento de problemas en la deglución y/o voz derivadas de intubación o traqueotomía y en la corrección problemas del lenguaje y habla. También se apunta a mejorar la capacidad de comunicación.

Neuropsicología

En este caso el objetivo es mejorar las funciones cognitivas, como orientación, atención o memoria. También prevenir o reducir trastornos postraumáticos, facilitar la expresión de las vivencias y emociones y evitar el duelo patológico.

Terapia Ocupacional

Apunta a la rehabilitación de las alteraciones sensoriales olfativas (anosmia) y gustativas (ageusia) También se busca recuperar el desempeño ocupacional del paciente y generar una rutina de entrenamiento, al igual que identificar y adaptar las actividades de la vida diaria a las capacidades existentes del sujeto.

Neurología

Toda la neurorrehabilitación, se realiza en coordinación y bajo la dirección clínica de nuestros neurólogos de reconocido prestigio, patronos de Fundación DACER. Se trabaja con los pacientes de forma individualizada junto a todo el equipo de Neurorrehabilitación. Durante el proceso se monitoriza la evolución, analizando los resultados de las diferentes pruebas neurológicas y de neuroimagen, ajustando el tratamiento a la evolución del paciente.

 

Para casos de emergencia Llamar al :91-667-16-46

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar