rehabilitación neurológica

La enfermedad de Parkinson es el segundo trastorno cerebral degenerativo más frecuente en adultos, precedida por la enfermedad de Alzheimer en el primer lugar.

La enfermedad de Parkinson se definió inicialmente como una enfermedad “motora” (del movimiento), pero con el tiempo las investigaciones han logrado demostrar que también causa síntomas “no motores” (como mareos al ponerse de pie) en otros sistemas del cuerpo.

Las personas con enfermedad de Parkinson corren el riesgo de caerse y sufrir otras lesiones debido a sus problemas de movimiento y equilibrio, por lo que un tratamiento adecuado incluirá una combinación de abordajes y fisioterapia y, en algunos casos, cirugía.

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson está relacionada con la pérdida de células nerviosas en el cerebro que producen una sustancia química llamada dopamina. La dopamina y otras sustancias químicas del cerebro normalmente están en equilibrio y son importantes para el control de los movimientos corporales, los procesos de pensamiento, la toma de decisiones, los estados de ánimo y otros comportamientos.

La causa exacta de la enfermedad de Parkinson aún no se conoce, aunque se cree que los antecedentes familiares, el envejecimiento o la exposición a ciertas toxinas ambientales pueden contribuir a la aparición de la enfermedad. Es una afección neurodegenerativa, lo que significa que empeora con el tiempo; sin embargo, la gente no suele morir a causa de ella.

La gravedad y los síntomas del Parkinson pueden variar ampliamente dependiendo de cada paciente: algunas personas tienen la enfermedad durante 20 a 30 años y experimentan una disminución más lenta en la movilidad y las funciones cognitivas durante un período de tiempo más largo, mientras que otros pueden experimentar dificultades con los movimientos físicos y los procesos de pensamiento dentro de los 5 a 10 años, con un progreso más rápido de la enfermedad.

Fisioterapia para la enfermedad de Parkinson

Las personas con afecciones crónicas como la enfermedad de Parkinson de aparición temprana a menudo encuentran que la fisioterapia puede mejorar la fuerza, el equilibrio y ​​la flexibilidad, y disminuir el dolor y la rigidez. La fisioterapia, contemplada dentro de un programa de trabajo multidisciplinar que incluya diferentes abordajes, es uno de los tratamientos clave para ofrecerle al paciente una mejor calidad de vida.

Entrenamiento de amplitud

Una forma específica de fisioterapia para la enfermedad de Parkinson es la terapia del movimiento conocida como “LSVT BIG”, que es un tratamiento intensivo que incorpora ejercicio para promover la fuerza y ​​el aprendizaje motor. Este tratamiento en concreto está destinado a ayudar a los pacientes con Parkinson a aumentar lo que llamamos ‘amplitud de movimiento’”, por lo que a la hora de implementarlo se realizan movimientos físicos exagerados, como pasos altos y balanceos de brazos. Es una forma de volver a entrenar los músculos y ralentizar la progresión de la hipocinesia, esos movimientos cada vez más pequeños y cambiantes que ocurren con el Parkinson.

Patrones recíprocos

Los movimientos recíprocos son patrones de lado a lado y de izquierda a derecha, como balancear los brazos mientras se dan pasos al caminar. La enfermedad de Parkinson puede afectar estos patrones. La fisioterapia puede ayudar al paciente a reforzar los patrones recíprocos mediante el uso de una bicicleta reclinada (una bicicleta estática en la que se sienta en una posición reclinada) o una máquina elíptica (en la que usa sus brazos y piernas).

Balance de trabajo

El equilibrio normal es una interacción entre lo que ves (retroalimentación visual), tu oído interno (que te ayuda a orientarte) y cómo tus pies sienten el suelo debajo de ellos. La enfermedad de Parkinson puede afectar este sistema de equilibrio, haciendo que la forma de caminar sea inestable, lo que a su vez puede hacer que el paciente tenga miedo de estar en espacios públicos o abarrotados.

El entrenamiento de la marcha en las sesiones de fisioterapia puede ayudar con este problema a los pacientes con Parkinson. Los ejercicios que tienen como objetivo mejorar el equilibrio deben ser guiados por el fisioterapeuta, quien trabajará codo a codo con el paciente para enseñarle formas de compensarlo.

Estiramiento y flexibilidad

Es común que los pacientes con enfermedad de Parkinson desarrollen tensiones en los músculos flexores de la cadera, isquiotibiales y pantorrillas. Para contrarrestar esa rigidez, es mejor estirarse a intervalos frecuentes durante el día, en lugar de solo una vez, por lo que el fisioterapeuta podrá indicarle al paciente o a quienes estén a su cargo distintos ejercicios para que pueda implementar en casa.

Entrenamiento de fuerza

Los músculos se debilitan naturalmente con la edad, por lo que el entrenamiento de fuerza es importante para todos. Pero la investigación sugiere que la debilidad muscular es un problema aún mayor para los pacientes con enfermedad de Parkinson. Dependiendo de la etapa de la enfermedad en la que se encuentre el paciente, el fisioterapeuta podrá indicar al sujeto que haga ejercicios de resistencia con mancuernas ligeras o una banda de resistencia (una especie de banda de goma gruesa). Las clases en la piscina, que utilizan la resistencia del agua para fortalecer los músculos, también pueden ser una buena opción.

DACER: rehabilitación para pacientes con Parkinson

En DACER contamos con un equipo multidisciplinar altamente calificado para el abordaje de las distintas problemáticas que surgen a raíz de la enfermedad de Parkinson y cómo esta afecta a la vida diaria del paciente. A través de un enfoque holístico e integral, proponemos un plan de neurorrehabilitación completo incluyendo fisioterapia enfocada en las problemáticas específicas de la enfermedad, terapia ocupacional para ayudar al paciente a transitar por sus actividades diarias con la mayor autonomía posible y logopedia para aquellos casos en los que existen problemas en el habla, la comunicación y la deglución producto de la afección neurológica.

Para casos de emergencia Llamar al :91-667-16-46

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar