La logopedia y las claves para entenderla

La tartamudez es un trastorno del habla que se caracteriza por la repetición de sonidos, sílabas o palabras, por la prolongación de sonidos o interrupciones en el habla conocidas como bloqueos. Una persona que tartamudea sabe exactamente lo que le gustaría decir, pero tiene problemas para producir un flujo normal del habla.

¿Qué es la tartamudez?

La tartamudez es un problema del habla: como consecuencia de esta afección, el flujo normal del habla se interrumpe. Un niño que tartamudea repite o prolonga sonidos, sílabas o palabras, pudiendo dificultar considerablemente su comunicación con los demás.

Hay varios tipos de tartamudez:

  • Tartamudez del desarrollo. Este es el tipo de tartamudeo más común en los niños: por lo general, ocurre cuando un niño tiene entre 2 y 5 años y puede suceder cuando el desarrollo del habla y el lenguaje va por detrás de lo que necesita o quiere decir.
  • Tartamudez neurogénica. La tartamudez neurogénica puede ocurrir tras haber sufrido un ictus o daño cerebral. Ocurre cuando hay problemas de señales entre el cerebro y los nervios y músculos involucrados en el habla.
  • Tartamudez psicógena. La tartamudez psicógena no es común, aunque puede suceder después de un trauma emocional o en conjunto con alteraciones en el espectro cognitivo y racional del niño.

El niño ¿es verdaderamente tartamudo?

Para la mayoría de los niños pequeños y preescolares, la mayoría de los problemas en la fluidez del habla desaparecen por sí solas después de un corto período de tiempo. En otros casos, los mismos persisten y los signos de tartamudeo se vuelven más evidentes. Obtener ayuda profesional temprana ofrece las mejores oportunidades para reducir el problema si el mismo no desaparece y comienza a volverse una alteración permanente.

Factores de riesgo de la tartamudez

Existen algunos factores de riesgo que pueden ayudar a predecir si los problemas de fluidez en el habla continuarán por más de unos pocos meses y se transformarán en algo más definitivo que necesita tratamiento específico.

  • Los antecedentes familiares son el mayor factor de predicción de la probabilidad de que un niño tartamudee.
  • Género. Los niños pequeños tienen el doble de probabilidades que las niñas de tartamudear, y los que están en edad escolar primaria tienen de 3 a 4 veces más probabilidades de tartamudear que las niñas.
  • Edad de inicio. Los niños que comienzan a tener dificultades a los 4 años tienen más probabilidades de tener un tartamudeo persistente que los que comienzan a tartamudear a una edad más temprana.
  • Los trastornos coexistentes del habla y / o del lenguaje aumentan la probabilidad de que un niño tartamudee.

Tartamudez en niños y síntomas

El desarrollo de cada niño es diferente: uno puede tener síntomas de tartamudeo que son parte de su desarrollo normal del habla y el lenguaje. Si los síntomas duran de 3 a 6 meses, es posible que tenga tartamudeo del desarrollo y deba buscarse ayuda profesional.

Los síntomas de la tartamudez pueden variar a lo largo del día y en diferentes situaciones, pudiendo incluir los siguientes:

  • Repetir sonidos, sílabas o palabras
  • Sonidos prolongados
  • Uso de interjecciones como “um”
  • Hablar despacio o con muchas pausas
  • Habla detenida o bloqueada. La boca está abierta para hablar, pero no se dice nada
  • Estar sin aliento o nervioso al hablar
  • Parpadeo rápido o temblores o labios temblorosos al hablar
  • Mayor tartamudeo cuando está cansado, emocionado o bajo estrés
  • Tener miedo de hablar

Los síntomas de la tartamudez pueden parecerse a los de otros problemas de salud, por lo que es fundamental obtener la ayuda de un profesional para lograr un diagnóstico certero y comenzar el abordaje de la situación cuanto antes.

Logopedia y tartamudez en niños

Enfoques de tratamiento para la tartamudez:

  • El tratamiento temprano para la tartamudez es muy importante, ya que es más probable eliminar el problema mientras el niño es pequeño (antes de ingresar a la escuela primaria). Hay dos enfoques de tratamiento principales para la tartamudez:
  • El tratamiento indirecto, cuando el logopeda ayuda a los padres del niño a modificar sus propios estilos de comunicación. Los enfoques indirectos son eficaces para reducir o incluso eliminar la tartamudez en muchos niños pequeños.

El tratamiento directo implica que el logopeda trabaje con los propios niños, ya sea uno a uno o en grupos pequeños, dándoles estrategias de habla específicas para relajar las palabras y reducir la tensión durante eventos de tartamudeo. Además, el tratamiento directo puede implicar ayudar al niño a diferenciar entre un habla suave (fluida) y una desigual (tartamudeante).

Después de los 7 años, es poco probable que la tartamudez desaparezca por completo. Aun así, el tratamiento puede ser muy efectivo para ayudar al niño a manejar eficazmente la tartamudez, ayudando a desarrollar las habilidades necesarias para manejar situaciones difíciles y participar plenamente en la escuela y las actividades. Para los niños mayores, la logopedia resulta altamente beneficiosa, alentadora y eficaz para ayudar a reducir la gravedad y el impacto de la tartamudez.

Objetivos de la terapia

La terapia de tartamudeo para los niños generalmente significa aprender a hablar de una manera más fácil y desarrollar emociones y actitudes positivas al comunicarse oralmente. Como resultado, la duración y el tipo de terapia pueden variar considerablemente según las necesidades de cada niño. Entre los distintos objetivos que persigue la logopedia en casos de tartamudez infantil podemos mencionar:

  • Reducir la frecuencia de tartamudeo
  • Disminuir la tensión y la lucha de los momentos de tartamudeo
  • Trabajar para disminuir la evitación de palabras o situaciones
  • Aprender más sobre la tartamudez
  • Usar habilidades de comunicación efectivas como contacto visual o frases

Para casos de emergencia Llamar al :91-667-16-46

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar