dislexia en niños

¿Notas que tu hijo tiene dificultades para leer o para deletrear? Estas luchas pueden ser signos de dislexia, que es una alteración de aprendizaje que afecta la capacidad de una persona para procesar la lectoescritura. Poder llegar a la raíz de esta dificultad de aprendizaje específica puede ser un verdadero desafío para los profesionales, pero es fundamental buscar ayuda para que el niño pueda ser evaluado por especialistas y pueda obtener la ayuda que necesita. Con la intervención y el tratamiento adecuado, es posible mejorar la lectura, la ortografía y otras habilidades de comprensión del lenguaje.

¿La dislexia es una discapacidad de aprendizaje?

La respuesta a esta interrogante es sí. La dislexia es un trastorno de lectura caracterizado por un déficit de procesamiento fonológico primario: quienes sufren de dislexia realizan una decodificación de palabras individuales y tienen poca capacidad de ortografía.

Aunque la dislexia es una alteración del aprendizaje, no significa que las personas que la padecen tengan una inteligencia más baja que aquellas que no la tienen, y es posible que las personas diagnosticadas con dislexia se desempeñen bien en la escuela y en el trabajo. Pero lo cierto es que la mayoría de los niños que sufren de esta condición necesitan esforzarse mucho más y en la mayoría de los casos requieren de ayuda extra como clases de apoyo o tutorías para poder alcanzar los objetivos.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la dislexia?

Puede ser difícil reconocer los síntomas de la dislexia y, a veces, la afección puede no ser diagnosticada durante años. En el caso de los niños, estos pueden no ser diagnosticados de dislexia hasta que comienzan la escuela y comienzan con problemas para comprender el lenguaje escrito.

La dislexia generalmente es detectada por primera vez por un maestro o padre que observa problemas de lectura dentro del aula: en ese momento, los niños suelen ser derivados a un psicólogo o logopeda para una evaluación formal con el fin de determinar las necesidades de diagnóstico e intervención.

Pero si bien esta condición puede ser difícil de diagnosticar, hay signos que se pueden tener en cuenta: estos varían según la edad: un niño pequeño puede tener síntomas que difieren de un niño en edad escolar, y los síntomas de un adolescente pueden diferir de los de un adulto.

Signos de dislexia en niños que no están en edad escolar:

  • Comienza a hablar tarde
  • Dificultad para aprender y recordar letras
  • Palabras mal pronunciadas
  • Dificultad para aprender rimas infantiles o canciones que riman

Signos de dislexia en niños en edad escolar primaria:

  • Lectura por debajo del nivel de grado
  • Dificultad para procesar el lenguaje
  • Problemas para entender el habla
  • Incapacidad para recordar secuencias
  • Dificultad para ver y escuchar similitudes y diferencias en las palabras.
  • Dificultad para encontrar las palabras correctas al expresarse
  • Problemas para deletrear o pronunciar palabras
  • Suelen evitar la lectura

Signos de dislexia en adolescentes y adultos:

  • Lectura lenta
  • Dificultades con la ortografía
  • Palabras mal pronunciadas
  • Pasan largos períodos de tiempo en ejercicios de escritura
  • Dificultad para memorizar
  • Problemas para completar problemas matemáticos
  • Incapacidad para comprender chistes o expresiones

Cómo se diagnostica la dislexia

A la hora de diagnosticar no existe una prueba única que nos dé respuestas directas, como un análisis de sangre, que pueda diagnosticar la dislexia. Si se observan signos que pueden estar indicando problemas con el habla o el lenguaje, se debe consultar con el médico quien derivará al niño a un especialista. Estos suelen ser logopedas, neuropsicólogos o psicólogos clínicos quienes cuentan con las herramientas adecuadas para poder abordar el caso en concreto.

Para diagnosticar la dislexia se programarán una serie de pruebas que permitirán observar con mayor profundidad las dificultades o los signos que ha manifestado el paciente. Además de los profesionales mencionados antes, también se puede incorporar a un neurólogo si se desea tener una imagen más completa del panorama del paciente.

Las herramientas de evaluación utilizadas para diagnosticar la dislexia dependen de la edad, el desarrollo y los síntomas particulares del individuo. Estas pruebas pueden evaluar lo siguiente:

  • Habilidades del lenguaje oral (tanto escuchar cómo hablar)
  • Reconocimiento de palabras
  • Nomenclatura rápida
  • Memoria de trabajo verbal auditiva
  • Descodificación
  • Ortografía
  • Procesamiento fonológico
  • Velocidad de lectura o fluidez
  • Comprensión lectora
  • Vocabulario

Los especialistas también pueden preguntar sobre los antecedentes familiares para ver si algún familiar ha sido diagnosticado con dislexia u otra discapacidad de aprendizaje, cuestiones que son sumamente relevantes y que pueden allanar el camino hacia el diagnóstico certero.

Antes de un diagnostico concluyente de dislexia, el especialista también puede sugerir pruebas para asegurarse de que otro trastorno no esté causando síntomas de dislexia, y también se deberán observar factores como la discapacidad intelectual, la falta de oportunidades educativas tempranas y los trastornos de la visión, audición o motores que deben descartarse antes del diagnóstico.

Un diagnóstico adecuado y una intervención temprana es crucial para quienes padecen de esta dificultad, ya que la dislexia no desaparece y, sin un tratamiento adecuado e integral, puede provocar complicaciones en la vida de la persona que la sufre.

 

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Para casos de emergencia        91-667-16-46

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar