Trastorno del Espectro Autista particularidades del Síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger fue definido por primera vez en la década de 1940 por el pediatra vienés Hans Asperger, quien observó comportamientos similares al autismo y dificultades con habilidades sociales y de comunicación en niños que tenían una capacidad intelectual  y un desarrollo del lenguaje normales.

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger es, en principio, un trastorno del neurodesarrollo; el cerebro de la persona con Síndrome de Asperger funciona de manera diferente a la habitual, especialmente en aspectos relacionados a la comunicación, la interacción social y en la adaptación flexible a las demandas de la rutina cotidiana.

Este síndrome comparte características centrales con el resto de las manifestaciones del TEA, aunque la persona con Asperger tiene un lenguaje más fluido y suele evidenciar una capacidad intelectual media e incluso superior a la media de la población.

¿Forma parte de los TEA el Síndrome de Asperger?

Si bien en el año 1994 se incluyó el Síndrome de Asperger en la cuarta edición del Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales, esta categorización desapareció en la quinta edición del manual y pasó a englobarse dentro de los Trastornos del Espectro Autista.

Entendiendo el Síndrome de Asperger

Lo que distingue al Síndrome de Asperger del autismo clásico son sus síntomas: estos son menos graves no se presentan los típicos retrasos en la comunicación que suelen observarse en el resto de los TEA. Para un observador inexperto, un niño con Asperger puede parecer un pequeño neurotípico que se comporta de manera algo diferente.

Es importante entender que la manifestación del Síndrome de Asperger variará según el caso en particular, siendo algunos síntomas o signos comunes los siguientes:

  • Dificultad con las interacciones sociales
  • Intereses focalizados en temas particulares
  • Puntos fuertes distintivos

Las fortalezas pueden incluir:

  • Enfoque y persistencia notables
  • Aptitud para reconocer patrones
  • Atención a los detalles

Los desafíos pueden incluir:

  • Hipersensibilidades (a luces, sonidos, sabores, etc.)
  • Dificultades para el intercambio en una conversación
  • Dificultades con la parte no verbal de la conversación (distancia con el interlocutor, tono de voz, gestos, humor, etc.)
  • Movimientos descoordinados o torpeza
  • Ansiedad y depresión

Los niños con TEA pueden percibirse como distantes o desinteresados por los demás: este no es el caso de quienes viven con una persona con síndrome de  Asperger. Las personas con este trastorno generalmente buscan integrarse y tener interacción, aunque en la mayoría de los casos no saben cómo hacerlo por no poder entender las reglas sociales convencionales o por mostrar falta de empatía. Suelen limitar el contacto visual, y muchas veces tienen dificultades para comprender gestos, chistes o expresiones de sarcasmo.

Como mencionamos anteriormente, su interés en un tema en particular puede ser muy persistente y focalizado: a las personas con Síndrome de Asperger suele gustarles coleccionar categorías de objetos. Pueden ser extremadamente competentes en almacenar cierto tipo de información relacionado a sus intereses, como estadísticas de todo tipo, nombres, años importantes para un determinado tema, entre otros. Suelen mostrar una gran capacidad de memoria, pero presentan dificultades para comprender y manejar conceptos abstractos.

Una de las principales diferencias entre el trastorno de Asperger y el resto de los TEA, por definición, es que en el primero no hay retraso en la comunicación. De hecho, los niños con trastorno de Asperger suelen tener buenas habilidades lingüísticas: simplemente usan el lenguaje de diferentes maneras. Los patrones de la comunicación en quienes viven con Asperger pueden ser inusuales, carecer de inflexión o tener una naturaleza rítmica, o ser demasiado formales. En la mayoría de los casos los niños con Síndrome de Asperger no comprenden las sutilezas del lenguaje, como la ironía, el humor o el sarcasmo.

Otra distinción clave para comprender las diferencias entre el Síndrome de Asperger y otras manifestaciones de los TEA refiere a la capacidad cognitiva. Si bien algunas personas con autismo tienen discapacidades intelectuales, quienes tienen Asperger no presentan retrasos cognitivos “clínicamente significativos” y la mayoría poseen incluso una inteligencia media o superior a la media.

Diagnosticando el Síndrome de Asperger

Obtener una evaluación y un diagnostico profesional es fundamental para que quienes viven con Síndrome de Asperger, y quienes forman parte de su entorno, puedan comprender por qué la persona experimenta ciertas dificultades en algunos aspectos de su rutina diaria y para garantizarle al niño una atención temprana y mayores posibilidades de vivir con independencia, autonomía y tener éxito escolar.

El diagnóstico del Síndrome de Asperger no es algo sencillo de lograr: según datos de la Confederación Asperger España, se producen entre 1 y 5 casos de Asperger cada 1.000 nacimientos, y si bien en los últimos años la cantidad de diagnósticos han aumentado, lo cierto es que aún se trata de un trastorno poco conocido  como consecuencia de la falta de información.

En DACER creemos que la evaluación debe ser integral, por lo que trabajamos con un enfoque totalmente holístico haciendo participes del diagnóstico y del tratamiento del paciente a un equipo multidisciplinario incluyendo psicólogos, neurólogos y logopedas que se encargarán de valorar el panorama completo. El diagnóstico temprano, sobre todo en el caso de los niños, es fundamental para un abordaje más efectivo del Síndrome de Asperger y para garantizarle al paciente la posibilidad de desenvolverse con autonomía en su rutina diaria.

 

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Para casos de emergencia        91-667-16-46

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar