Tumores cerebrales lo que hay que saber

Los tumores cerebrales pueden causar síntomas físicos, cogmitivos y conducutales que varían dependiendo del caso, el tipo de tumor y el grado de avance de éste, entre otros factores.

Dolores de cabeza, convulsiones, problemas de visión, cambios de humor y cambios de personalidad, etc., estos variarán en función de las estructuras afectadas por el tumor.

En esta entrada revisaremos algunas cuestiones básicas acerca de los tumores cerebrales, los distintos tipos que existen y algunas nociones fundamentales a tener en cuenta para un diagnóstico temprano y una intervención adecuada.

Tumores cerebrales: ¿qué son?

Un tumor cerebral es un crecimiento anormal de células en el sistema nervioso central. Los tumores cerebrales pueden ser cancerosos (malignos) o no cancerosos (benignos). El crecimiento de cualquiera de estas masas tumorales, en un espacio tan restringido como es el cráneo, supone un aumento de la presión sobre las estructuras cerebrales y, como consecuencia, puede derivar en un daño cerebral o incluso en el fallecimiento del paciente.

Tumores cerebrales primarios

Los tumores cerebrales primarios se originan en el mismo cerebro a partir de las células de este órgano ode las membranas que lo rodean llamadas meninges. Los gliomas y los meningiomas son los tipos más comunes de tumores cerebrales en adultos.

Gliomas

Los gliomas son tumores que se desarrollan a partir de células gliales. Estas células se ocupan de:

  • Apoyar la estructura del sistema nervioso central.
  • Proporcionar nutrición al sistema nervioso central.
  • Contener residuos celulares limpios.
  • Descomponer las neuronas muertas.

Los gliomas pueden desarrollarse a partir de diferentes tipos de células gliales:

  • Tumores astrocíticos como los astrocitomas, que se originan en el cerebro.
  • Tumores oligodendrogliales, que frecuentemente se encuentran en los lóbulos temporales frontales.
  • Glioblastomas, que se originan en el tejido cerebral de soporte y son el tipo más agresivo.

Otros tumores cerebrales primarios incluyen:

  • Tumores pituitarios, que generalmente son benignos.
  • Tumores de la glándula pineal, que pueden ser benignos o malignos.
  • Ependimomas, que generalmente son benignos.
  • Craneofaringiomas, que ocurren principalmente en niños y son benignos pero pueden tener síntomas clínicos como cambios en la visión y pubertad prematura.
  • Linfomas primarios del sistema nervioso central (SNC), que son malignos.
  • Tumores primarios de células germinales del cerebro, que pueden ser benignos o malignos
  • Meningiomas, que se originan en las meninges.
  • Schwannomas, que se originan en las células que producen la cubierta protectora de los nervios (vaina de mielina) llamadas células de Schwann.

La mayoría de los meningiomas y schwannomas ocurren en personas de edades comprendidas entre los 40 y 70 años y aunque suelen ser benignos, pueden causar complicaciones debido a su tamaño y ubicación. Los meningiomas y los schwannomas cancerosos son poco frecuentes pero pueden ser muy agresivos para el paciente.

Tumores cerebrales secundarios

Los tumores cerebrales secundarios se presentan mayor frecuencia que los primarios: comenzando en una parte del cuerpo, extendiéndose, o produciéndose metástasis, en el cerebro. Los tipos de tumores que pueden hacer metástasis en el cerebro son:

  • Cáncer de pulmón.
  • Cáncer de mama.
  • Cáncer de riñón.
  • Cáncer de piel.

¿Cuáles son los factores de riesgo para un tumor cerebral?

Existen ciertos factores que pueden hacer que las personas tengan mayores riesgos de sufrir algún tipo de tumor cerebral. Entender estos factores se vuelve trascendental para la prevención y la intervención temprana de patologías, garantizando así que el paciente obtendrá la mejor atención lo más rápido posible.

La historia familiar o la genética

Solo alrededor del 5 al 10 por ciento de todos los tumores son hereditarios. Aunque no es común que un tumor cerebral surja como producto de la herencia genética, es fundamental consultar con un especialista cuando varias personas en la familia hayan sido diagnosticadas previamente.

La edad del paciente

El riesgo de sufrir un tumor cerebral aumenta con la edad.

Exposición a sustancias químicas

Estar expuesto a ciertos productos químicos, como los que se pueden encontrar en determinados ambientes, puede aumentar el riesgo.

Exposición a la radiación

Las personas que han estado expuestas a la radiación ionizante tienen un mayor riesgo de tumores cerebrales. Estar cerca de lugares donde ha habido desastres o accidentes con residuos de radiación o estar sometiendose a un tratamiento de radioterapia en el caso de los pacientes que sufren de otro tipo de cancer puede aumentar las posibilidades de sufrir tumores cerebrales.

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Para casos de emergencia        91-667-16-46

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar