coma o estado vegetativo

El daño cerebral grave provoca en quienes lo sufren una alteración de la conciencia, pudiendo tratarse de un coma o estado vegetativo dependiendo del caso particular. Entre el 20% y el 40% de las personas con lesiones de esta gravedad no sobreviven, y quienes lo hacen tienen un período de tiempo de total inconsciencia sin capacidad de percepción sobre sí mismas o sobre el mundo que las rodea.

Daño cerebral: las diferencias entre coma y estado vegetativo

Un coma es un estado profundo de inconsciencia: el paciente está vivo pero no puede moverse o responder a su entorno. El coma puede ocurrir como una complicación de una enfermedad subyacente o como resultado de una lesión particular, como un traumatismo craneoencefálico grave.

Por otro lado, el estado vegetativo persistente (comúnmente, pero incorrectamente, llamado “muerte cerebral”) puede surgir tras el estado inicial de coma en algunos casos. Los individuos en tal estado han perdido sus habilidades de pensamiento y conciencia de su propio entorno, pero conservan la función no cognitiva y los patrones normales de sueño.

Características del coma

  • No se pueden abrir los ojos
  • El paciente no puede seguir instrucciones
  • No hay capacidad de habla u otras formas de comunicación
  • Sin movimiento intencionado

Características del estado vegetativo

  • Retorno de un ciclo de sueño-vigilia con períodos de apertura y cierre de ojos
  • La persona puede gemir o hacer otros sonidos, especialmente cuando se estiran los músculos tensos.
  • El paciente puede llorar o sonreír o hacer otras expresiones faciales sin causa aparente
  • Puede mover los ojos brevemente hacia personas u objetos.
  • Puede reaccionar a un sonido fuerte con un sobresalto.
  • El paciente es incapaz seguir las instrucciones
  • Sin capacidad de habla u otras formas de comunicación
  • Sin movimiento intencionado

Coma y estado vegetativo en los distintos tipos de daño cerebral

Para las personas con períodos más prolongados de inconsciencia, producto de una lesión neurológica grave, la salida de dicho estado es un proceso gradual.

El coma rara vez dura más de 4 semanas, pudiendo algunos pacientes pasar del coma al estado vegetativo, o bien en el caso contrario evolucionar del coma a un período de conciencia parcial.

Aquellas personas que pasan por períodos más cortos de inconsciencia, probablemente tuvieron inicialmente lesiones cerebrales menos graves, por lo que existen altas probabilidades de que puedan recuperarse de manera más rápida y efectiva que aquellos con daño cerebral que han pasado por largos periodos de pérdida de conciencia.

Aproximadamente el 50% de las personas que se encuentran en estado vegetativo un mes después de un TCE, finalmente recuperan la conciencia, aunque es probable que pasen por un curso lento de recuperación y tengan algunas deficiencias cognitivas y físicas producto del daño cerebral.

Por otro lado, los pacientes que se encuentran en estado vegetativo como consecuencia de un ictus, pérdida de oxígeno en el cerebro (anoxia/hipoxia) u otro tipo de enfermedad grave pueden no recuperarse tan bien como las personas con una TCE.

Aquellos pacientes que permanecen en un estado vegetativo prolongado pueden sobrevivir durante un largo periodo de tiempo, pero en la mayoría de los casos estos experimentan en algún momento complicaciones médicas como neumonía, insuficiencia respiratoria, infecciones, etc. que pueden reducir su esperanza de vida considerablemente.

Finalmente, los pacientes que atraviesan un proceso de recuperación de la conciencia no alcanzan su máxima capacidad de forma instantánea: en las primeras etapas, suelen mostrar un nivel reducido de percepción sobre sí mismos y su entorno, además de limitaciones para responder y comunicarse con los demás. A esta condición se la conoce como “estado de conciencia mínima”.

A medida que el paciente comienza a recuperar la conciencia, se podrán observar distintos avances en sus habilidades como:

  • Seguir instrucciones sencillas de otros, como “Abre los ojos”, “Aprieta mi mano”, “Di tu nombre”.
  • Comunicarse con pocas palabras o indicando sí o no mediante movimientos de cabeza o gestos.
  • Mantener los ojos enfocados en las personas o las cosas durante un período de tiempo prolongado, ya sea que se estén moviendo o permanezcan quietos.

Las personas en un estado de mínima conciencia hacen estas cosas de manera inconsistente. Por ejemplo, es posible que una vez el paciente sí pueda seguir una instrucción simple y que en otro momento ya no pueda seguir ningún tipo de orden.

Patrones de recuperación tras una lesión cerebral grave

Cuando se trata de daño cerebral, cada paciente es un mundo: algunas personas salen rápidamente del coma y permanecen brevemente en el estado de mínima conciencia antes de recuperar un nivel superior de percepción con alteraciones leves.

Otros pacientes pueden tener un período más largo en el estado de mínima conciencia tras salir del estado vegetativo y después, en la mayoría de los casos, tienen un mayor grado de deterioro a largo plazo.

Existe un mínimo porcentaje de casos en comparación con los anteriores de lesiones neurológicas graves en los que las personas permanecen en estado vegetativo o de mínima conciencia durante un largo periodo de tiempo, y solo en casos muy raros, esta condición se vuelve permanente.

Para casos de emergencia Llamar al :91-667-16-46

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar