daño cerebral

Nuestros cerebros controlan todo lo que hacemos, incluida la forma en que socializamos e interactuamos con quienes nos rodean. Cuando un individuo sufre un daño cerebral, es posible que su cerebro no funcione de la forma en que lo hacía antes, creando dificultades con la interacción social.

5 dificultades en las relaciones que enfrentan las personas con daño cerebral

El daño cerebral, como ya hemos visto en otras oportunidades, puede generar una serie de efectos y consecuencias que afectan a distintos aspectos en la vida del paciente: entre estos, encontramos las habilidades de comunicación, que tienen un impacto directo en la manera en que la persona se vincula con otros.

A continuación, revisaremos cinco problemas habituales que las personas con lesiones cerebrales pueden enfrentar cuando se encuentran en situaciones sociales:

Desinhibición

La desinhibición se refiere a una pérdida de control sobre lo que se hace o se dice, lo que resulta en un habla o comportamiento que puede percibirse como socialmente inapropiado.

Las personas con lesiones cerebrales pueden decir impulsivamente lo que piensan sin ser capaces de comprender las consecuencias, por ejemplo: hacer comentarios sin tacto, compartir información personal de manera inapropiada o comentar algo fuera de contexto a personas con quienes no tienen demasiada confianza.

Desafortunadamente, el comportamiento desinhibido puede causar vergüenza al paciente o a quienes están presentes, puede ofender o provocar malestar en situaciones sociales, lo que hace que algunas situaciones sean especialmente difíciles para la persona con daño cerebral y para los afectados por el comportamiento.

Multitarea

La multitarea es una de las muchas funciones ejecutivas que todos damos por sentado y que utilizamos en nuestra vida cotidiana sin pensarlo dos veces.

En general, podemos gestionar más de una conversación a la vez, o charlar mientras preparamos una taza de café, pero para aquellos que han sufrido daño cerebral, esto puede ser verdaderamente difícil de llevar a cabo.

En algunos casos de lesión grave, resulta verdaderamente imposible para el paciente realizar múltiples tareas a la vez, lo que provoca que se retire de las conversaciones y que los demás lo perciban como grosero o desinteresado. Esto puede tener un efecto profundo en los vínculos y en la capacidad de interactuar socialmente con otras personas.

Redes sociales

Para muchos, las redes sociales se han convertido en una parte habitual de la comunicación diaria y su uso tiene el potencial de aumentar la comunicación y la participación social de aquellos que han sufrido daño cerebral, especialmente en los primeros días de la recuperación, cuando deben quedarse más tiempo confinados en casa recuperándose.

Sin embargo, el uso de las redes sociales ha llevado a algunos pacientes con lesión cerebral al aislamiento social en la vida real, ya que las dificultades por interactuar o comunicarse de manera efectiva con otros ha hecho que elijan excluirse de esos ambientes y situaciones. Si bien pueden resultar útiles en ciertos momentos, terminan por convertirse en un arma de doble filo con consecuencias y efectos negativos si no se controla apropiadamente su uso.

Sensibilidad al ruido

Muchas personas con lesiones cerebrales luchan con entornos ruidosos, ya que no pueden filtrar el sonido de fondo y deben convivir con una cacofonía de sonidos que se vuelve insoportable.

Esto puede resultar bastante frustrante y muy difícil para quienes viven con daño cerebral, por lo que con frecuencia conduce a que una persona se retire de situaciones sociales ruidosas como consecuencia de la sobrecarga auditiva.

Falta de sentido del humor

La falta de sentido del humor, sobre todo en aquellas personas que solían tenerlo previo al daño cerebral, puede ser un verdadero problema y generar incomodidades y dificultades en las situaciones sociales del paciente con daño cerebral.

Los chistes suelen requerir un alto nivel de funcionalidad cerebral: por ejemplo, si un chiste es ambiguo, ilógico, sarcástico o incluye un juego de palabras, las personas con lesiones cerebrales pueden interpretarlos de manera diferente.

Una persona con TCE puede haber tenido un ingenio agudo y sentido del humor envidiable antes de la lesión, y sin ningún signo evidente y visible de haber sufrido daño cerebral, se esperaría que respondiera con un nivel similar de ingenio. Sin embargo, la incapacidad de hacerlo tras la lesión suele resultar en la reducción o pérdida de esos contactos sociales habituales.

Conviviendo con las dificultades para socializar tras el daño cerebral

Muchos sobrevivientes de daño cerebral  experimentan dificultades de comunicación tras haber sufrido el daño: esto puede ser un efecto a corto plazo o una consecuencia más permanente del daño cerebral.

Como sobreviviente de una lesión cerebral, es posible que tenga dificultades para procesar y transmitir información, lo que puede provocar una forma de hablar más lenta o un deterioro de las habilidades de comunicación social. También es frecuente experimentar afasia, que puede causar deterioro en la comprensión del lenguaje y/o afectar la manera en la que se habla o expresamos las palabras.

Para una persona que experimenta dificultades de comunicación, es probable que la idea de socializar con otros sea bastante desalentadora y genere una serie de sensaciones poco agradables como ansiedad. Veamos algunas recomendaciones para quienes tienen dificultades para socializar tras haber sufrido daño cerebral:

  • Lo ideal es reunirse con amigos o familiares en un ambiente tranquilo, como un café o la casa de alguien, donde no se necesite gritar sobre la música o sobre el ruido de conversación de otras personas para ser escuchado. El exceso de sonido y el sobreesfuerzo puede ser una verdadera complicación para el paciente con daño cerebral.
  • Si el paciente puede escribir o enviar audios a través de plataformas de mensajería instantánea, esta puede ser una buena herramienta para que pueda explicar sus dificultades de comunicación verbal a sus amigos o allegados, o incluso colegas de trabajo, antes de reunirse. Esto permitirá que las personas comprendan los cambios en las capacidades de comunicación del paciente o por qué su habla puede ser más lenta o arrastrada y no tan fluida como antes.
  • Las ayudas para la comunicación son una gran alternativa para utilizar como complemento. Hay muchas opciones disponibles, incluidas opciones de baja tecnología como pizarrones alfabéticos y gráficos con imágenes, y opciones de alta tecnología como sistemas y amplificadores computadorizados. Incluso pueden utilizarse aplicaciones de teléfono móvil como soporte en la comunicación.

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Para casos de emergencia        91-667-16-46

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar