Trastorno del procesamiento sensorial

El trastorno de integración sensorial es una condición neurológica compleja que afecta las habilidades funcionales de 1 de cada 20 niños. Las personas con dificultades sensoriales malinterpretan la información cotidiana que surge de los sentidos, como el tacto, el sonido y el movimiento. Pueden sentirse abrumados por la información que perciben y a menudo suelen evitar experiencias donde los sentidos estén involucrados para evitar la sobre estimulación.

¿Qué es la integración sensorial?

Integración sensorial (IS) es el término utilizado para describir la forma en que el cerebro clasifica y organiza (para nuestro uso) las muchas sensaciones que recibimos a diario en nuestra vida cotidiana.

Los especialistas definen la integración sensorial como “el proceso neurológico que organiza las sensaciones del propio cuerpo y del entorno y hace posible utilizar el cuerpo de manera efectiva dentro del entorno”

La integración sensorial es la capacidad del cuerpo para:

1. Recibir o percibir estímulos sensoriales
2. Interpretar esos estímulos
3. Procesar los estímulos en una respuesta
4. Responde adaptativamente a esos estímulos

El sistema sensorial toma información del entorno a través del tacto, el olfato, el sonido, la visión, el gusto, el movimiento y la gravedad. Procesa o interpreta estas sensaciones juntas para dar sentido al medio ambiente que nos rodea. El proceso de integración sensorial sienta las bases para un funcionamiento eficiente del sistema nervioso y otras partes del cuerpo que responden a las señales enviadas por este. Luego, el niño responde a estas entradas sensoriales y da respuestas apropiadas para realizar las habilidades requeridas.

Los niños problemas sensoriales se encuentran en alto riesgo de sufrir no solo dificultades emocionales, sociales sino también educativos, incluyendo la incapacidad para hacer amigos o ser parte de un grupo, cuestiones básicas para un buen desarrollo y crecimiento saludable.

No todos los niños con problemas de aprendizaje, desarrollo o comportamiento tienen dificultades subyacentes de integración sensorial. Sin embargo, hay ciertos indicadores que pueden indicarle a un padre que tales dificultades pueden estar presentes. Éstos incluyen:

Demasiado sensible al tacto, movimiento, imágenes, olores, sabores y sonidos.

Esto puede manifestarse en comportamientos tales como irritabilidadcuando se toca al niño, tendencia a evitar ciertas texturas de la ropa o la comida, distracción, reacciones de miedo a ciertas actividades de movimiento ordinarias (balancearse, girar).

Poco reactivo a la estimulación sensorial

En contraste con lo anterior, un niño con poca capacidad de respuesta puede buscar experiencias sensoriales como girar o chocar contra personas y objetos. El pequeño puede parecer ajeno al dolor o la posición del cuerpo, y algunos niños incluso fluctúan entre extremos de sobre y baja capacidad de respuesta.

Problemas de coordinación

Esto se puede ver en las actividades motoras gruesas y finas: algunos niños pueden tener un equilibrio inusualmente limitado o deficiente, mientras que otros tienen grandes dificultades para aprender a hacer una nueva tarea que requiere coordinación motora.

Retrasos en el habla, lenguaje, habilidades motoras o logros académicos.

Esto puede ser evidente en un niño en edad preescolar junto con otros signos de mala integración sensorial. En un niño en edad escolar, puede haber problemas en algunas áreas académicas a pesar de la inteligencia normal.

Mala organización del comportamiento

Este niño puede ser impulsivo o distraerse y mostrar una falta de planificación en el enfoque de las tareas. Algunos niños tienen dificultades para adaptarse a nuevas situaciones. Otros pueden reaccionar con frustración, agresión o retraimiento cuando encuentran un fracaso.

La expresión de la disfunción de modulación

Las personas con dificultades de modulación sensorial pueden experimentar su mundo como hipersensible (en estos casos el niño percibe los estímulos en exceso, lo que muchas veces lleva a la evitación sensorial) o hiposensible (hay una baja reacción a lo sensorial y una búsqueda de los estímulos) y en algunos casos una mezcla de ambos.

También pueden presentar problemas de habilidades motoras (dificultades de procesamiento sensorial) y reaccionar con fuertes comportamientos emocionales como consecuencia de la disfunción. En términos más simples, el cerebro y el sistema nervioso deben actuar como un ‘filtro’ en estos niños: filtrar y filtrar la información sensorial del entorno para lograr el nivel óptimo de excitación para atender la tarea en cuestión o simplemente permanecer en un estado de equilibrio.

La manifestación del procesamiento integración sensorial

El cerebro y el sistema nervioso reciben información de partes del cuerpo y del mundo exterior, siendo este también un medio para transmitir mensajes por todo el cuerpo y funcionando de manera similar a un sistema informático. Sin embargo, los mensajes que se transmiten afectan funciones como el movimiento muscular, la coordinación, el aprendizaje, la memoria, la emoción, el comportamiento y el pensamiento. Al igual que con una computadora, una falla o mal funcionamiento en una parte del sistema a menudo afecta otras funciones del sistema.

Las sensaciones del oído, la visión, el gusto, el olfato, el tacto, la presión y el movimiento proporcionan el aporte necesario al cerebro que se organiza para el movimiento, la cognición y el aprendizaje. La riqueza del entorno sensorial y la experiencia interactiva del individuo con el entorno contribuyen al desarrollo óptimo de todas estas funciones.

Cuando hay un trastorno del procesamiento sensorial, se cree que el cerebro no procesa ni organiza el flujo de los impulsos sensoriales de una manera que le brinde al niño información precisa sobre sí mismo y su mundo.

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Para casos de emergencia        91-667-16-46

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar