COVID-19

La disfagia refiere a dificultades en la deglución, siendo este último el proceso a través del cual los alimentos pasan de la boca a través de la faringe y el esófago hasta el estómago. El COVID-19 influye en la aparición de este tipo de alteraciones, por lo que hoy más que nunca es fundamental contar con información adecuada que permita detectar, diagnosticar y tratar este trastorno lo antes posible para asegurar la recuperación y la buena calidad de vida del paciente.

¿Qué es la disfagia?

Una “deglución” típica involucra varios músculos y nervios diferentes; es un proceso sorprendentemente complejo. La disfagia puede deberse a una dificultad en cualquier parte o momento dentro del proceso de la deglución.

Hay tres tipos generales de disfagia:

Disfagia oral (disfagia alta)

El problema está en la boca, a veces causado por debilidad de la lengua después de haber sufrido un ictus, dificultad para masticar alimentos o problemas para transportar los alimentos desde la boca.

Disfagia faríngea

El problema está en la garganta. Los problemas en la garganta a menudo son causados ​​por un problema neurológico que afecta los nervios (como la enfermedad de Parkinson , el ictus o la esclerosis lateral amiotrofica ).

Disfagia esofágica (disfagia baja)

El problema está en el esófago. Esto generalmente se debe a un bloqueo o irritación. A menudo suele requerirse de un procedimiento quirúrgico para resolver este tipo de alteración.

Cabe señalar que el dolor al tragar (odinofagia) es diferente a la disfagia, pero es posible tener ambos al mismo tiempo.

Disfagia y sus síntomas

La disfagia no diagnosticada puede provocar deshidratación y desnutrición, algo especialmente inconveniente cuando hablamos de personas que han atravesado una infección por COVID-19. Los síntomas relacionados con la disfagia incluyen:

  • Asfixia al comer
  • Tos o arcadas al tragar
  • Babeos
  • Los alimentos o el ácido del estómago regresan a la garganta
  • Acidez estomacal recurrente
  • Ronquera
  • Sensación de que la comida se queda atascada en la garganta o el pecho, o detrás del esternón
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Regurgitación
  • Dificultad para controlar la comida en la boca
  • Dificultad para iniciar el proceso de deglución
  • Incapacidad para controlar la saliva en la boca
  • Los pacientes pueden sentir que “la comida se atascó”

Relación entre la disfagia orofaringea y el COVID-19

Para entender cuál es la relación que existe entre el COVID-19 y la disfagia orofaringea debemos comenzar por aclarar que las personas mayores se encuentran en el primer lugar en relación a quienes tienen más riesgo de padecer la enfermedad de manera grave e incluso de morir. Partiendo de este dato, las estadísticas nos indican que aproximadamente el 70% de los ancianos que ingresan a urgencias sufren de disfagia, dándose porcentajes similares para ancianos que se encuentran en residencias geriátricas.

Si tenemos en cuenta que la mayoría de las personas mayores que contraen COVID-19 son derivados posteriormente a urgencias con altas probabilidades de ser ingresados a UCI, la relación entre la infección y la disfagia comienza a volverse más clara.

¿Qué es lo que provoca la disfagia orofaringea casos de COVID-19? Son muchos los factores que pueden provocar alteraciones en la deglución, en mayor o menor medida.

  • Lesiones por la intubación
  • Traqueotomías
  • Debilidad en los músculos
  • sensibilidad reducida del tracto respiratorio superior
  • Reflujo gastroesofágico
  • Problemas y alteraciones en la coordinación de funciones como deglutir y respirar
  • Deterioros producto de la hospitalización, sobre todo si son personas mayores que han pasado mucho tiempo ingresados
  • Alteraciones anímicas
  • Perdida de la fuerza

Disfagia pos intubación por COVID-19 y su abordaje particular

Cuando hablamos de disfagias producto de las intubaciones en pacientes con COVID-19 y cómo abordar su recuperación, es imprescindible considerar que estos pacientes tienen características específicas.

En el diagnóstico de pacientes con disfagia pos intubación, es importante evaluar los mecanismos de deterioro asociados con COVID-19, debiendo tener en cuenta la función pulmonar reducida, la privación social, la edad y los antecedentes de comorbilidades del paciente.

Como resultado de la enfermedad, la gran mayoría han visto reducida su función pulmonar en términos de respiración corta y debilitada, lo que limita la actividad física en la fase inicial de rehabilitación y requiere de una planificación de tratamiento concreta y personalizada. En DACER contamos con un grupo multidisciplinar de profesionales altamente calificados para la planificación y la ejecución de planes de rehabilitaciones en pacientes post COVID-19 para ayudar a quienes han pasado por una internación a trabajar en sus secuelas y recuperar su calidad de vida optima en el menor tiempo posible.

Para casos de emergencia Llamar al :91-667-16-46

© 2020 - Dacer Y Agora Posicionamiento web

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar